¿Pueden los perros comer comida para gatos? esto es lo que debe hacer

Si tu perro tiende a cambiar al plato de comida de tu gato después de terminar la cena, querrás leer esto.

Los perros comerán cualquier alimento que puedan encontrar. Ya sea comida para perros, comida para gatos, algo que se te haya caído al suelo mientras cenabas o basura que encuentren mientras caminan, no discriminan. Podemos suponer que la arena que tu perro encuentra en la calle no es saludable para él, pero ¿es malo que tu perro se coma de vez en cuando las sobras que tu gato deja en su comedero? ¿Pueden los perros comer comida para gatos? Si tu gato es tu mascota a la que le encanta comer, averigua si puede comer comida para perros.

¿Pueden los perros comer comida para gatos?

La respuesta simple a «¿los perros pueden comer comida para gatos?» es no, los perros no deben comer comida para gatos. “El perfil nutricional de la comida para gatos es diferente al de la comida para perros, por lo que no es algo que deban comer en lugar de la comida para perros”, dice. Médico. Gary Richter, especialista en salud animal de Rover. Pero él dice que si se cuelan un poco de vez en cuando, no le hará daño.

«La comida para gatos tiende a ser más rica en proteínas y grasas», dice Richter. «[If a dog eats cat food it could] puede causar molestias gastrointestinales, pero depende del perro. La comida para gatos no es dañina para los perros, pero no les proporcionará los nutrientes adecuados y una nutrición óptima. Si su perro parece preferir la comida de su gato a la suya, intente cambiar a una de las mejores marcas de comida para perros que los veterinarios les dan a sus perros.

Algunos síntomas a los que debe prestar atención si sospecha que su perro está comiendo comida para gatos son los vómitos y la diarrea. El malestar estomacal es posible debido al mayor contenido de grasa de la comida para gatos.

¿Cómo hacer que tu perro deje de comer comida para gatos?

Si tienes un gato y un perro, la hora de comer puede ser un desafío. Intente alimentarlos primero en diferentes habitaciones o en diferentes momentos del día. Encierra a tu gato (o perro) en su habitación hasta que termine de comer. Si su gato come lentamente durante el día, puede intentar colocar el tazón en el alféizar de la ventana o en el mostrador donde el perro no pueda alcanzarlo. Ahora que sabe que no debe alimentar a su perro con comida para gatos, asegúrese de evitar estos otros errores que cometen todos los dueños de perros.