Sabemos cómo eran las embarcaciones en la antigüedad, bien sea por las pinturas que aaparecen representadas, bien sea porque muchas de ellas se utilizan actualmente en distintas partes del mundo.

Por ejemplo, en Mesopotamia, en los ríos Tigris y Éufrates, se usaba (y se continúa usando), el kuffa. Ésta es una embarcación redonda formada por un armazón de madera recubierto de pieles. Maniobrado con remos o con pértigas, el kuffa permite navegar por el cauce de los ríos desde hace milenios.

Lo sorprendente es que en algunas partes muy distantes entre sí se construyeron embarcaciones análogas. Es evidente que los hombres encontraron soluciones idénticas para los mismos problemas.

Y así, muy semejante al kuffa mesopotámico es el coracle, una embarcación irlandesa.

No obstante, el kuffa es sólo una de las muchas embarcaciones mesopotámicas. Había también piraguas y balsas construídas con haces de juncos atados entre sí; se ha descubierto además un pequeño modelo de embarcación a vela, el el primer testimonio que poseemos de un velero, y se monta a hace casi 6000 años.