animales-contaminacion

¿Qué animales detectan la contaminación?

Hay peces muy escrupulosos respecto al agua donde viven: son las truchas.

Estos peces viven en aguas frescas, muy oxigenadas y limpias. Si el agua donde viven está contaminada, las truchas mueren si antes no han podido huir en busca de las condiciones que les permitan vivir. Por esto, si las truchas desaparecen de un rio o un lago, es señal poco tranquilizadora, mientras que su reaparición merece celebrarse porque significa que las cosas han vuelto a la normalidad.

Por el contrario, los moluscos no se sienten afectados por la contaminación, por muy elevada que sea, y llegan a ser verdaderos receptáculos de gérmenes patógenos causantes de la hepatitis viral, del tifus y de otras enfermedades. Por consiguiente, podemos comer con toda tranquilidad una trucha, pero hemos de ser prudentes con los mejillones y las ostras.

Los criadores más escrupulosos controlan el estado de las aguas donde se hallan los viveros, y las reglamentaciones al respecto son bastante severas en todas partes. Sin embargo, antes de saborear un buen plato de mejillones conviene hacerle algunas preguntas al pescadero o al cocinero y, si no nos quedamos tranquilos, resulta preferible cambiar de menú.